Dan Cretu, fotógrafo y escultor rumano, echa mano de cualquier alimento que tiene cerca para obtener inesperados objetos cotidianos. Así, tras la lente de Cretu, una naranja puede devenir bicicleta; un pepino es perfectamente transformable en una cámara fotográfica –con un jitomate a manera de flash–; un conjunto de semillas pueden mutar sin problemas en un balón de futbol, y de una lechuga no nace un bebé, sino un impresionante cisne de alas extendidas. En el mundo de Cretu nada es lo que parece: todo es susceptible de desdoblarse en otra cosa, en otras realidades. A veces, Dan Cretu coquetea con el .gif –ese añejo arte digital que ha resurgido con la merecida fuerza de mil soles en la web 2.0– y su obra alcanza así su total potencia: la de un corazón rojo, vivo, palpitante.

Aquí hay algunos ejemplos –


Sigan la obra de Cretu en su Tumblr: dancretu.tumblr.com


Y no se pierdan la extraña escultura política de Lauren Garfinkel en HojaSanta.

ibero_remix

ibero_remix-guion